Almeida vive hoy más que nunca

sábado, 31 de octubre de 2009
Llevo horas escuchando por televisión el homenaej de todo el país al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque. Pienso que enfrentar la muerte era para él era un deber como todos los que cumplió a lo largo de su vida; no sabía, ni tampoco nosotros, cuánta tristeza nos traería la noticia de su ausencia física.

Tuve el privilegio de conocerlo: joven negro, obrero, combativo, que sucesivamente fue jefe de célula revolucionaria, combatiente del Moncada, compañero de prisión, capitán de pelotón desembarcando del Granma, oficial del Ejército Rebelde - paralizado en su avance por un disparo en el pecho durante el violento Combate del Uvero -, Conandante de Columna, maqrchando para crear el Tercer Frente Oriental, comjpañero que comparte la dirección de nuestrras fuerzas en las últimas batallas victoriosas que derrocaron a la tiranía.

Fui privilegiado testigo de su conducta ejemplar dhrante más de medio siglo de resistencia heroica y victoriosa, en la lucha contra bandidoos, el contragolpe de Girón, la Crisis de Octubre, las misiones internacionalistas y la resistecnia al bloqueo imperialista.

Escuchaba con placer algunas de sus canciones, y en esppecial aquella de encendida emoción que ante el llamado de la Patriaz a "vencer o a morirr" se despedía de humanos sueños. Ignoraba que había escrito más de 300 de ellas, las cuales sumó a su obra literaria, fuente de lectura amena y de hechos históricos. Defendió principios de justicia que serán defendidos en cualquier teimpo y en cualquier épocca, mientras los seres humanos respiren sobre la tierra.

¡No diggamos que Almeida ha muerot! ¡Vive hoy más que nunca!
---
Extraido de Alejandro el Grande